Para lo que de verdad importa en la vida


microcreditos.top foto 7

Llevo ya varios años casada, cuatro para ser exactos, Luis es maravilloso, nos conocimos en una cafetería a la que íbamos a desayunar  y ya no nos hemos separado. Llevamos una vida cómoda y tranquila, los dos trabajamos y hace tres años nos compramos una casita a las afueras del pueblo en el que vivimos.

Estamos pensando en ampliar la familia, tener un bebé sería lo más bonito que nos podría pasar y aunque estamos poniendo todo el empeño, no consigo concebir. Después de un año intentándolo pensé en que lo mejor sería acudir a un médico especialista para comprobar quien todo está bien y que lo que pasa es que nos va a costar un poco más. Y la verdad es que afortunadamente estamos perfectamente, no hay ninguna causa médica por la que yo no pueda quedar embarazada. Pero nada, no lo consigo, así que pensamos en recurrir a la inseminación artificial, quizás necesitamos un poco mas de ayuda para conseguir ser padres.

Utilizando nuestros ahorros me realicé tres inseminaciones de las cuales ninguna dio el resultado esperado. Yo casi tiré la toalla cuando me hice la prueba después de la tercera inseminación y el resultado fue negativo, en ese momento me derrumbé y pensé que jamás sería madre, ante mi desesperación mi marido no sabía cómo reaccionar, el pobre me ha dado todo su apoyo en este proceso. Pensamos entonces en la reproducción invitro, el problema era que ya no nos lo podíamos permitir, habíamos gastado todo nuestro dinero en las inseminaciones y ya no había para nada más, así que era o esperar a ahorrar de nuevo, cosa que no era muy factible dado que yo ya tengo treinta y cinco primaveras o pedir un préstamo. Visitamos entonces una página de microcréditos online que vimos anunciada y fue lo mejor que pudimos hacer.

En muy poco tiempo nos prestaron el dinero que necesitábamos para poder hacer realidad nuestro sueño de ser padres. Me sometí a una reproducción invitro que afortunadamente acabó con éxito. Hoy estoy embarazada de seis meses de dos niñas preciosas que nacerán sanas.

La mejor opción en muchos casos es la más fácil, solicitando un crédito online, nos ahorramos los papeleos y los temas burocráticos de los bancos, fue sencillo y rápido y el dinero lo vamos devolviendo cómodamente en plazos mensuales. Sin duda alguna la mejor decisión.